domingo, 16 de febrero de 2014

capricho en lapislázuli

Propiedades curativas:

Fortalece el sistema inmunológico.
Cura dolores de garganta.
Cura la melancolía y es indicada para el tratamiento de las afecciones del bazo.
Calma dolores de cabeza.
Es un antidepresivo.
Importantes propiedades cicatrizantes, purificadoras y curativas.
Cura, fortalece o ayuda contra faringe, esófago, tiroides, linfa, pituitaria y timo, bazo, corazón y parasimpático.
Ayuda en problemas de pulmones.
El Lapislázuli cura los cálculos biliares.
Contra el insomnio.
Evita los abortos y todo tipo de calamidades.

Propiedades espirituales:

El lapislázuli trae sabiduría.
Es una piedra para el espíritu.
Se conoce como la piedra de la comunicación.
Ayuda a pensar, despierta la mente a una conciencia superior, muy utilizada en la meditación, desbloquea los chakras.
Eficaz en el desajuste emocional, cura la melancolía.
Atrae la fortuna y la fama.
El Lapislázuli puede ayudarnos a clarificar nuestros pensamientos cuando nos sentimos rodeados del caos.
De esta manera puede guiarnos en la toma de decisiones o simplemente en la organización de ideas o planes.
Su energía también influye sobre el embotamiento mental ayudándonos a despejarlo.
Nos ayuda a tomar consciencia de nuestros verdaderos problemas y nos da pistas para saber cómo solucionarlos.
También es un cristal comunicador de manera que resulta imprescindible cuando sabemos que vamos a tener que hablar mucho y bien como en un examen, una entrevista de trabajo, etc. Al margen, también puede ayudarnos a expresarnos correctamente y a armonizar nuestros pensamientos con nuestra palabra. Esto es especialmente útil en aquellas personas que por su timidez no son capaces de hablar como quisieran.
El Lapislázuli es una de esas piedras que conviene tener a mano en el trabajo espiritual.
Básicamente su fuerza se concentra para desbloquear las energías de los chakras, de manera que es especialmente útil para desbloquear el tercer ojo y permitirnos desarrollar todas esas capacidades que llevamos ocultas.
Así nos permite desarrollar nuestra intuición y tener una mayor claridad de pensamiento espiritual.
A su vez, por sus tonalidades azules, es fabuloso para trabajar sobre nuestra voz interior.
Para escuchar correctamente a nuestro espíritu y a la vida.
Puede ayudarnos también a tener nuestras percepciones más refinadas y obtener así una mayor conexión con el Todo.
También es un buen estabilizador psíquico lo que nos permite entre otras cosas aprender a discernir entre realidad y fantasía, entre intuiciones espirituales y sueños mentales.
También se la utiliza para obtener abundancia.
Tiene el favor divino y otorga la capacidad y el éxito.
Atrae energías de espíritus altamente evolucionados.
Libera de situaciones traumáticas del pasado.
El lapislázuli es una de las piedras del tercer chakra, del quinto chakra, del sexto chakra y del séptimo chakra, de modo que es fabulosa para activar la energía de estos importantes centros de poder.
Colocado sobre la frente, desbloquea el funcionamiento de la mente.
Señala el camino de la iluminación y ayuda a la apertura del tercer ojo.
La persona que use Lapislázuli debe estar conectada armoniosamente con la pirita.
En meditación se usa colocándola sobre el tercer ojo para desbloquear el funcionamiento de la mente y liberar las fuerzas intuitivas.
Marca el camino de la iluminación, dando claridad mental y capacidad psíquica.
Es la «cúralo todo».
Aumenta el poder espiritual del individuo, hace el cuerpo más sensitivo y eleva la tasa vibratoria a altos niveles.
Provee vitalidad.
Símbolo de poder interno y externo.

3 comentarios:

  1. Cómo me de más vitalidad salgo volando.jjjjjjjjjaaa

    ResponderEliminar
  2. que maravilla!!!!.no sé cual me gusta mas.UNA PASADAAA

    ResponderEliminar
  3. que maravilla!!!!.no sé cual me gusta mas.UNA PASADAAA

    ResponderEliminar